Bienvenidos

Este blog está diseñado con la finalidad de compartir un poco de conocimiento con relación a todo lo que tiene que ver con la mente. Enigmas de la psique trata de revelar lo más intimo de nuestro ser valiéndose de muchas ciencias para tratar de comprender nuestros conflictos emocional que no nos dejan desarrollarnos como humanos libres. Espero les guste y puedan encontrar alguna respuesta que buscan.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Estudio del Amor Propio


Todos los seres humanos en el fondo somos narcisistas enamorados de sí mismos; observad a un cantante en el escenario del teatro; está locamente enamorado de sí mismo, se adora, se idolatra y cuando le llueven los aplausos, llega al clímax de su auto-adoración pues eso es precisamente lo que él quiere, lo que anhela, lo que aguarda con sed infinita. Mucho se habla sobre la vanidad femenina. Realmente la vanidad es la viva manifestación del amor propio. La mujer ante el espejo es un narciso completo adorándose a sí misma, idolatrándose con locura. La mujer se adorna lo mejor que puede, se pinta, se encrespa el cabello con el único fin de que los demás digan: Eres hermosa, eres bella, divina, etc. El yo siempre goza cuando la gente lo admira, el yo se adorna para que otros le adoren. El yo se cree bello, puro, inefable, santo, virtuoso, etc., nadie se cree malo, todas las gentes se auto-consideran buenas y justas. El amor propio es algo terrible. Los fanáticos del materialismo no aceptan las dimensiones superiores del espacio por amor propio. Se quieren mucho a sí mismos y como es natural exigen que las dimensiones superiores del espacio, y todo el cosmos, y toda villa ultrasensible, etc., se les someta a sus caprichos personales, no son capaces de ir más allá de sí mismos, más allá de su querido ego, más allá de su estrecho criterio, y de sus teorías, supuestos mentales, preceptos, etc. Observemos los niños durante sus primeros tres o cuatro años de vida; todos son bellos... adorables... hermosos porque aún no se ha manifestado en ellos el asqueante yo. En ellos sólo se manifiesta la esencia anímica con toda su bondad. Cuando el ego comienza a controlar la personalidad del niño, la belleza espontánea desaparece, entonces comienza la sobre-estimación del querido ego y el niño sueña con dominar el mundo y llegar a ser el más poderoso de la tierra. La muerte no resuelve el problema fatal del ego, éste continúa en nuestros descendientes. “Todo va, todo vuelve; la rueda de la existencia gira eternalmente, todo muere, todo vuelve a florecer; eternamente corren los años de la existencia”. “Todo se destruye, todo se reconstruye de nuevo, eternalmente construye la misma casa de la existencia”. “Todo se separa, todo se encuentra de nuevo; el anillo de la existencia permanece fiel a sí mismo”. “La existencia principia a cada hora”; alrededor de cada “Aquí” gira la esfera del “Allá” el centro está en todas partes, tortuoso es el camino de la eternidad”. (Nietzche) Sólo la muerte del yo puede resolver el problema del dolor humano pero el yo se ama a sí mismo y no quiere morir de ninguna manera, mientras el yo exista girará la rueda de Samsara, la rueda fatal de la tragedia humana. Cuando realmente estamos enamorados renunciamos al yo, pero es muy raro hallar en la vida a alguien verdaderamente enamorado, todos están apasionados y eso no es amor. Las gentes se apasionan cuando se encuentran con alguien que les guste, cuando descubren en otra persona sus mismos errores, cualidades y defectos; entonces el ser amado les sirve de espejo donde pueden contemplarse totalmente, realmente no están enamorados del ser amado, sólo están enamorados de sí mismos y gozan viéndose en el espejo del ser amado, ahí se han encontrado y suponen entonces que están enamorados. El yo goza ante el espejo de cristal o se siente feliz mirándose a sí mismo en la persona que tiene sus mismas cualidades, virtudes y defectos. Mucho es lo que hablan los predicadores sobre la verdad, pero ¿es acaso posible conocer la verdad cuando existe en nosotros amor propio?. Sólo acabando con el amor propio, sólo con la mente libre de supuestos podemos experimentar en ausencia del yo, eso, eso que es la verdad. Conocimos a un hombre que estuvo en carne y hueso en el planeta Venus por varios días, ese hombre no es un erudito, es tan sólo un humilde mecánico. Nosotros leímos su maravilloso libro titulado: “Yo estuve en el planeta Venus”. Todo lo que este hombre privilegiado cuenta, es formidable, extraordinario. La civilización venusta es puro Socialismo Cristiano llevado a la práctica. La técnica venusina, la ciencia, las artes, la religiosidad realmente nos llevan millones de años adelante. ¡Cuán lejos estamos nosotros de llegar a semejantes alturas!. El hombre narró simple y llanamente todo lo que le sucedió, todo lo que vio. Empero, como siempre, los seudo-sapientes se rieron de él por el delito de no coincidir los relatos, con los supuestos mentales y complicadas teorías, que éstos tienen en su memoria. No fueron los eruditos capaces de escuchar con mente espontánea, libre de supuestos mentales, teorías, preconceptos, etc. No fueron capaces de abrirse a lo nuevo con mente íntegra, con mente no dividida por el batallar de las antítesis. Los eruditos sólo escucharon para comparar lo que escuchaban con sus supuestos almacenados en la memoria. Los eruditos escucharon para traducir de acuerdo con su lenguaje de prejuicios y preconceptos y llegar a la conclusión de que lo que el hombre narraba era fantasía. Así son siempre los eruditos, sus mentes están ya tan degeneradas que nos son capaces de descubrir lo nuevo. Realmente este hombre estuvo en Venus, nosotros lo visitamos en su casa y platicamos durante tres horas con él. Lo que narra es maravilloso. Viajando rumbo al norte de México conduciendo un automóvil con pasajeros norteamericanos tuvo que vivir las peripecias más extraordinarias que hombre alguno ha vivido en esta raza aria. Se dañó la máquina en el camino y los pasajeros se fueron en busca de una grúa para transportarla. En la soledad sucedió lo maravilloso, fue el hombre visitado por dos venusinos de mediana estatura que después de prepararlo con una plática deliciosa lo condujeron por entre la montaña al lugar secreto donde estaba su nave cósmica. El hombre de nuestro relato entró en la nave y fue llevado al planeta Venus donde estuvo viviendo varios días. Este hombre ha relatado simple y llanamente lo que le sucedió, no es científico y por eso no habla como científico; algunos sabios tomaron muestras de tierra y de plantas en el lugar donde él dice haber encontrado la nave, y con asombro descubrieron un extraño desorden molecular fuera de lo normal en dichas plantas y tierra, los exámenes de laboratorio comprobaron hasta la saciedad la realidad de una máquina fuera de lo normal que estuvo en dicho paraje, empero los necios a pesar de todo se ríen porque el relato no coincide con los prejuicios y teorías de su querido ego. El yo en su soberbia quiere que todo coincida con sus teorías y supuestos mentales, el yo quiere que todos sus caprichos se cumplan y que el cosmos en su totalidad se someta a sus experimentos de laboratorio. El ego aborrece mortalmente a todo aquél que le hiera el amor propio. El ego adora sus teorías y preconceptos. Muchas veces aborrecemos a alguien sin motivo alguno; ¿Porqué?, Sencillamente os lo diré querido lector, porque ese alguien personifica algunos errores que nosotros cargamos bien escondidos, y no nos puede gustar que otro los exhiba, realmente los errores que a otros endilgamos los llevamos nosotros muy adentro. Nadie es perfecto en este mundo, todos nosotros estamos cortados con la misma tijera, cada uno de nosotros es un mal caracol entre el seno de la Gran Realidad. Quien no tiene un defecto en determinada dirección, lo tiene en otra dirección, algunos no codician dinero pero codician amores, fama, honores, cariño, etc., otros no adulteran con la mujer ajena pero gozan adulterando doctrinas, mezclando credos en nombre de la fraternidad universal. Algunos no celan la mujer propia, pero celan amistades, credos, sectas, cosas, etc., etc., etc., así somos los seres humanos, cortaditos siempre con la misma tijera. No hay ser humano que no se adore a sí mismo, nosotros hemos escuchado a individuos que gozan horas y horas enteras hablando de sí mismos, de sus maravillas, de su talento, de sus virtudes, etc., etc., etc. El ego se quiere tanto a sí mismo, que llega a envidiar el bien ajeno, las mujeres se engalanan con muchas cosas en parte por vanidad femenina y en parte por despertar la envidia de las demás mujeres, todas envidian a todas, todas envidian el vestido ajeno, el bonito collar, la hermosa pulsera, etc., todas se adoran a sí mismas y no quieren verse por debajo de las demás, son narcisistas cien por cien. Algunos seudo esoteristas o seudo ocultistas, o hermanos de muchas sectas se adoran tanto a sí mismos, que han llegado a creerse pozos de humildad y santidad, se sienten orgullosos de su propia humildad; son terriblemente orgullosos. No hay hermanito o hermanita seudo ocultista, espiritualista, o seudo Esoterista que en el fondo no presuma de santidad, esplendor y belleza espiritual. Ningún hermanito o hermanita espiritualista se cree malo o perverso, todos presumen de santos y perfectos, aún cuando realmente sean no solamente malos, sino además perversos. El querido ego (yo), se adora demasiado a sí mismo y presume aun cuando no lo diga, de bueno y perfecto.

Comprensión del Yo de la Crítica


Es necesario triunfar en la vida. Si usted quiere verdaderamente triunfar, debe comenzar por ser sincero consigo mismo: reconozca sus propios errores. Cuando reconocemos nuestros propios errores, estamos en el camino de corregirlos. Todo aquel que corrige sus errores triunfa inevitablemente.El hombre de negocios que diariamente culpa a otros de sus propios fracasos y jamás reconoce sus propios errores, no podrá triunfar. Recuerde que los grandes criminales se consideran a sí mismos como santos. Si visitamos una penitenciaría comprobamos que ningún ladrón o criminal se considera culpable. Casi todos se dicen a sí mismos: "Yo soy inocente". No caiga usted en el mismo error; tenga el valor de reconocer sus propios errores. Así también se evitará males peores.Quien reconoce sus propios errores puede formar un hogar feliz. El político, el científico, el filósofo, el religioso, etc., que llega a reconocer sus propios errores, puede corregirlos y triunfar en la vida.Si usted quiere triunfar en la vida NO CRITIQUE A NADIE. Quien critica a los demás es un débil, mientras el que se auto-critica, de instante en instante, es un coloso. La crítica es inútil porque lastima el orgullo ajeno y provoca la resistencia de la víctima que entonces busca justificarse a sí misma. La crítica provoca una reacción inevitable contra su propio autor. Si usted quiere verdaderamente triunfar, escuche este consejo: No critique a nadie.El hombre o la mujer que sabe vivir sin criticar a nadie, no provoca resistencia ni reacciones de parte del prójimo y consecuentemente se forma un ambiente de éxito y progreso. Por otro lado, el que critica a otros se llena de enemigos. Tenemos que recordar que los seres humanos están llenos de orgullo y vanidad y este orgullo y esta vanidad inherente en ellos produce una reacción (resentimiento, odio, etc.) que va dirigida contra el que los critica. Concluimos entonces que el que critica a los demás fracasa inevitablemente. Aquél que quiere corregir a otros es mejor que comience por corregirse a sí mismo. Esto resulta mejor y menos peligroso.El mundo está repleto de seres neurasténicos. El tipo neurasténico es criticón, irritable y también intolerable. Son muchas las causas de la neurastenia: La impaciencia, la cólera, el egoísmo, la soberbia, el orgullo, etc.

LA AUTO CRÍTICADebemos ser sinceros con nosotros mismos y hacerle la disección al yo con el tremendo bisturí de la "auto critica". Es absurdo criticar los errores ajenos, lo fundamental es descubrir nuestros errores y luego desintegrarlos a base de análisis y profunda comprensión.Sólo es posible actuar colectivamente cuando cada individuo es capaz de actuar individualmente con plena y absoluta conciencia de lo que se hace.Los sistemas de la Revolución de la Dialéctica parecerán muy largos a las gentes impacientes. Empero no existe otro camino. Los que quieren cambios rápidos e inmediatos, en el orden psicológico y social, crean normas rígidas, dictaduras de la mente, no aspiran a que se sepa cómo pensar, sino que dictan lo que hay que pensar.Todo cambio brusco defrauda su propio objetivo y el hombre vuelve a ser víctima de aquello contra lo cual luchó. Dentro de nosotros mismos están todas las causas del fracaso de cualquier organización.
¿POR QUÉ JUZGAMOS A LOS DEMÁS?Hay una tendencia general, de todos, a juzgar equivocadamente a todos, y eso es lamentable. Pero, ¿por qué todos juzgan a todos, y equivocadamente? ¿Cuál es el motivo? Sencillamente uno, y muy fácil de comprender: sucede que cada cual proyecta sus defectos psicológicos sobre los demás, cada cuál ve en el prójimo sus propios defectos. Los defectos que a otros endilgamos, los tenemos muy sobrados en nosotros; juzgamos a otros como nosotros somos.¿Han oído ustedes hablar de la ANTIPATÍA MECÁNICA? Que de pronto alguien siente antipatía por alguien, sin haber motivo alguno, y entonces decimos: «ésta persona me cayó gorda», frase muy típica que usamos. Pero ¿por qué, si nunca la hemos visto, si hasta ahora nos la acaban de presentar? ¿Qué sucedió, por qué nos ha «caído tan gorda» esa persona, si ni la conocemos? Pues que le vimos la apariencia: es alta o es baja, es gorda o delgada, tiene la nariz aguileña o la tiene achatada, y ¿ese es motivo ya, como para decir que «nos cayó gorda»? ¿Qué ha sucedido? Sencillamente hemos proyectado, sobre nuestra víctima, nuestros mismísimos defectos psicológicos. Posiblemente hemos visto, en esa persona, el defecto más grave que tenemos y a nadie le gusta verse así, dijéramos, tan escarnecido. La cruda realidad de los hechos es que tal persona se ha convertido en el espejo donde nosotros nos vemos a sí mismos, tal cual somos. Si estamos alertas y vigilantes, si no nos identificamos con el evento, con la persona aquélla que «nos cae tan gorda», si en vez de estarla criticando nos auto-criticamos, nos auto-observamos para ver que es lo que está pasando, descubriremos que un defecto nuestro (nacido de ayer, o de anteayer, o de quien sabe que tiempo atrás, de otras existencias), se ha reflejado en aquella persona y por eso «nos cae tan gorda». He ahí lo que es la antipatía mecánica: absurda en un ciento por ciento. Nosotros necesitamos aprender a vivir políticamente. El ser humano, ante todo, es un ente político, un «animal político», y el mismo hombre es un «hombre político». Si uno no sabe vivir políticamente, se crea problemas en la vida. Uno tiene que aprender a vivir políticamente, y en vez de sentir antipatías mecánicas, vale la pena que nos investiguemos a sí mismos. Sí, en verdad que proyectamos nuestros propios defectos psicológicos sobre los demás. ¿Por qué juzgamos equivocadamente al prójimo?, ¿Porqué todos tenemos tendencia a ver, en el prójimo toda clase de defectos? Sencillamente porque proyectamos en el prójimo nuestros propios defectos, los juzgamos equivocadamente; suponemos que fulano es «así» o «asao», y resulta que ni es «así ni es «asao»: es completamente diferente, y nuestro juicio resulta equivocado, falso; vemos los hechos ajenos y tenemos la intensa tendencia a interpretarlos erróneamente, nunca somos capaces de ver los hechos ajenos con ecuanimidad, con serenidad; siempre los calificamos erróneamente. Recuerden ustedes que hay mucha virtud en los malvados y que hay mucha maldad en los virtuosos. Los defectos que cargamos en nuestro interior, nos vuelven injustos para con el prójimo. Nosotros nos amargamos (a sí mismos) la vida con nuestros defectos, y lo más grave: se la amargamos a los demás

Conducta Gregaria


Conducta gregaria es la tendencia que tiene la máquina humana a estar mezclada con otros, sin distinción y sin control de ninguna especie. Veamos lo que uno hace estando en grupos o multitudes. Estoy seguro que muy pocas personas se atreverán a salir a la calle a lanzar piedras contra alguien. Sin embargo, en grupo, sí. Alguien puede filtrarse en una manifestación pública y al estar enardecido por el entusiasmo, resulta junto con las multitudes lanzando piedras, aunque después se pregunte a sí mismo: ¿Por qué lo hice? En grupo, el ser humano se comporta muy distinto. Hace cosas que nunca haría solo. ¿A qué se debe esto? Se debe a impresiones negativas a las que él abre las puertas y resulta haciendo cosas que jamás haría solo. Cuando uno abre las puertas a impresiones negativas, no sólo altera el orden del centro emocional que está en el corazón, sino que lo torna negativo. Abre uno sus puertas, por ejemplo, a la emoción negativa de una persona que viene llena de ira porque alguien le ocasionó un daño. Entonces, termina uno aliándose a esa persona, contra aquella que ocasionó el daño y lleno de ira, sin tener parte en el asunto. Supongamos que uno abre las puertas a las impresiones negativas de un borracho, termina aceptándole una copa, luego dos, tres, diez. En conclusión, uno borracho también. Supongamos que uno abre las puertas a las impresiones negativas de una persona del sexo opuesto, termina muy probablemente fornicando y cometiendo toda clase de delitos. Si abrimos las puertas a las impresiones negativas de un drogadicto, resultaremos quizá fumando marihuana o consumiendo cualquier clase de enervantes. Como conclusión, vendrá el fracaso. Así es como los seres humanos se contagian unos a otros dentro de ambientes negativos. Los ladrones vuelven ladrones a otras personas. Los homicidas contagian a alguien más. Los drogadictos contagian a otras gentes, y se multiplican los drogadictos, los ladrones, los usureros, los homicidas, etc. ¿Por qué? Porque cometemos el error de abrirles siempre las puertas a las emociones negativas, y eso nunca está correcto. Seleccionemos las emociones. Si alguien nos trae emociones positivas de luz, de belleza, de armonía, de alegría, de amor, de perfección, abrámosle las puertas de nuestro corazón. Pero si alguien nos trae emociones negativas de odio, de violencia, de celos, de droga, de alcohol, de fornicación y de adulterio, ¿por qué hemos de abrirle las puertas de nuestro corazón? ¡Cerrémoslas! Cerremos las puertas a las emociones negativas. Cuando uno reflexiona sobre la conducta gregaria, puede perfectamente modificarla y hacer de la vida algo mejor.


Psicoanálisis


La didáctica que existe para conocer y eliminar los valores positivos y negativos que cargamos dentro, existe, y se llama Psicoanálisis íntimo. Es necesario apelar al psicoanálisis íntimo. Cuando uno apela al psicoanálisis íntimo, para conocer los defectos de tipo psicológico, surge una gran dificultad, quiero referirme en forma enfática a la fuerza de la contra-transferencia. Uno puede auto investigarse, uno puede introvertirse, mas cuando lo intenta, surge la dificultad de la contra-transferencia. Pero la solución está en transferir nuestra atención hacia adentro con el propósito de auto explorarse, para auto conocernos y eliminar los valores negativos que nos perjudican psicológicamente en lo social, en lo económico, en lo político y hasta en lo espiritual. Desafortunadamente, repito, cuando uno trata de introvertirse para auto explorarse y conocerse a sí mismo, de inmediato surge la contra-transferencia. La contra-transferencia es una fuerza que dificulta la introversión. Si no existiese la contra-transferencia, la introversión sería más fácil. Necesitamos del psicoanálisis íntimo, necesitamos de la auto investigación íntima para auto conocernos realmente. Homo Nosce Te Ipsum. Hombre, conócete a tí mismo y conocerás el Universo y a los Dioses. Cuando uno se conoce a sí mismo puede cambiar. Mientras uno a sí mismo no se conozca, cualquier cambio resultará subjetivo. Pero ante todo, necesitamos el auto análisis. ¿Cómo se vencería la fuerza de la contra-transferencia que dificulta el psicoanálisis íntimo o el auto análisis? Esto solamente sería posible mediante el análisis transaccional y el análisis estructural. Cuando uno apela al análisis estructural, conoce esas estructuras psicológicas que dificultan y hacen imposible la introspección íntima; conociendo tales estructuras las comprendemos, y comprendiéndolas, podemos entonces vencer el obstáculo. Mas necesitamos algo más, necesitamos también el análisis transaccional. Existen las transacciones bancarias, comerciales, etcétera, como también existen las transacciones psicológicas. Los diversos elementos psíquicos que en nuestro interior cargamos, están sometidos a las transacciones, a los intercambios, a las luchas, a los cambios de posición, etc. No son algo inmóvil, existen siempre en estado de movimiento. Cuando uno, mediante el análisis transaccional, conoce los distintos procesos psicológicos, las diversas estructuras, entonces la dificultad para la introspección psicológica concluye. Posteriormente se realiza la auto exploración del mí mismo con pleno éxito. Quien logre la auto exploración plena sobre tal o cual defecto, ya para conocer la ira, ya para conocer la codicia, la lujuria, la pereza, la gula, etc., puede realizar avances psicológicos formidables. Para lograr la auto exploración plena, habrá que empezar primero por segregar el defecto que queremos eliminar de sí mismos, para que posteriormente sea disuelto. Defecto desintegrado libera algún porcentaje de Esencia anímica. A medida que vayamos desintegrando cada uno de nuestros falsos valores, es decir, nuestros defectos, la Esencia anímica embotellada entre los mismos, será liberada, y por último, la Esencia psicológica totalmente liberada nos transformará radicalmente. Será en ese preciso instante en el que los valores eternos del Ser se expresen a través de nosotros. Incuestionablemente, esto sería maravilloso no solamente para sí mismos, sino para la humanidad. Cuando se haya conseguido desintegrar o disolver completamente los valores negativos, nos respetaremos a sí mismos y a los demás, convirtiéndonos, dijéramos, en una fuente de bondad para todo el mundo, en una criatura perfecta, consciente y maravillosa. Esa auto imagen mística de un hombre despierto, originará por secuencia o corolario, la imagen perfecta de un noble ciudadano. Sus circunstancias serán benéficas también en todo sentido, será un eslabón de oro en la gran cadena universal de la vida. Será un ejemplo para el mundo entero, una fuente de dicha para muchos seres, un iluminado en el sentido más trascendental de la palabra, alguien quien gozará de un éxtasis continuo y delicioso.





Ha llegado el momento de reflexionar muy seriamente sobre eso que se llama "consideración interna". No cabe la menor duda sobre el aspecto desastroso de la "auto-consideración íntima"; ésta además de hipnotizar la conciencia, nos hace perder muchísima energía. Si uno no cometiera el error de identificarse tanto consigo mismo, la auto-consideración interior sería algo más que imposible. Cuando uno se identifica consigo mismo, se quiere demasiado, siente piedad por sí mismo, se auto-considera, piensa que siempre se ha portado muy bien con fulano, con zutano, con la mujer, con los hijos, etc., y que nadie lo ha sabido apreciar, etc. Total es un santo y todos los demás unos malvados, unos bribones. Una de las formas más corrientes de auto-consideración intima es la preocupación por lo que otros puedan pensar sobre uno mismo; tal vez supongan que no somos honrados, sinceros, verídicos, valientes, etc. Lo más curioso de todo esto es que ignoramos lamentablemente la enorme pérdida de energía que esta clase de preocupaciones nos trae. Muchas actitudes hostiles hacia ciertas personas que ningún mal nos han hecho, se debe precisamente a tales preocupaciones nacidas de la auto-consideración intima. En estas circunstancias, queriéndose tanto a sí mismo, auto-considerándose de este modo, es claro que el YO o mejor dijéramos los Yoes en vez de extinguirse se fortifican entonces espantosamente. Identificado uno consigo mismo se apiada mucho de su propia situación y hasta le da por hacer cuentas. Así es como piensa que fulano, que zutano, que el compadre, que la comadre, que el vecino, que el patrón, que el amigo, etc., etc., etc., no le han pagado como es debido a pesar de todas sus consabidas bondades y embotellado en esto se vuelve insoportable y aburridor para todo el mundo. Con un sujeto así, prácticamente no se puede hablar porque cualquier conversación es seguro que va a parar a su librito de cuentas y a sus tan cacareados sufrimientos. Escrito está que en el trabajo esotérico Gnóstico, solo es posible el crecimiento anímico mediante el perdón a los otros. Si alguien vive de instante en instante, de momento en momento, sufriendo por lo que le deben, por lo que le hicieron, por las amarguras que le causaron, siempre con su misma canción, nada podrá crecer en su interior. La Oración del Señor ha dicho: "Perdónanos nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores". El sentimiento de que a uno le deben, el dolor por los males que otros le causaron, etc., detiene todo progreso interior del alma. Jesús el Gran KABIR, dijo: "Ponte de acuerdo con tu adversario pronto, en tanto estás con él en el camino, no sea que el adversario te entregue al juez, y el juez al alguacil, y seas echado en la cárcel. De cierto os digo que no saldrás de allí, hasta que pagues el ultimo cuadrante". (Mateo, V, 25, 26) Si nos deben, debemos. Si exigimos que se nos pague hasta el último denario, debemos pagar antes hasta el último cuadrante. Esta es la "Ley del Talión", "Ojo por ojo y diente por diente". "Círculo vicioso", absurdo. Las disculpas, la cumplida satisfacción y las humillaciones que a otros exigimos por los males que nos causaron, también a nosotros nos son exigidas aunque nos consideremos mansas ovejas. Colocarse uno bajo leyes innecesarias es absurdo, mejor es ponerse a sí mismo bajo nuevas influencias. La Ley de la Misericordia es una influencia más elevada que la Ley del hombre violento: "Ojo por ojo, diente por diente". Es urgente, indispensable, inaplazable, colocarnos inteligentemente bajo las influencias maravillosas del trabajo esotérico Gnóstico, olvidar que nos deben y eliminar en nuestra psiquis cualquier forma de auto-consideración. Jamás debemos admitir dentro de nosotros, sentimientos de venganza, resentimiento, emociones negativas, ansiedades por los males que nos causaron, violencia, envidia, incesante recordación de deudas, etc., etc., etc


Si observamos a las gentes podemos evidenciar en forma directa, que cada persona tiene su propia canción. Cada cual canta su propia canción psicológica; quiero referirme en forma enfática a la cuestión esa de las cuentas psicológicas; sentir que a uno le deben, quejarse, auto considerarse, etc. A veces la gente "canta su canción, así porque si", sin que se le dé cuerda, sin que se le aliente y en otras ocasiones después de unas cuantas copas de vino... Nosotros decimos que nuestra aburridora canción debe ser eliminada; ésta nos incapacita interiormente, nos roba mucha energía. En cuestiones de Psicología Revolucionaria, alguien que canta demasiado bien, —no nos estamos refiriendo a la hermosea voz, ni al canto físico—, ciertamente no puede ir mas allá de sí mismo; se queda en el pasado... Una persona impedida por tristes canciones no puede cambiar su Nivel de Ser; no puede ir más allá de lo que es. Para pasar a un Nivel Superior del Ser, es preciso dejar de ser lo que se es; necesitamos no ser lo que somos. Si continuamos siendo lo que somos, nunca podremos pasar a un Nivel Superior del Ser. En el terreno de la vida práctica suceden cosas insólitas. Muy a menudo una persona cualquiera traba amistad con otra, solo porque le es fácil cantarle su canción. Desafortunadamente tal clase de relaciones termina cuando al cantante se le pide que se calle, que cambie el disco, que hable de otra cosa, etc. Entonces el cantante resentido, se va en busca de un nuevo amigo, de alguien que esté dispuesto a escucharle por tiempo indefinido. Comprensión exige el cantante, alguien que le comprenda, como si fuera tan fácil comprender a otra persona. Para comprender a otra persona es preciso comprenderse a sí mismo. Desafortunadamente el buen cantante cree que se comprende a sí mismo. Son muchos los cantantes decepcionados que cantan la canción de no ser comprendidos y sueñan con un mundo maravilloso donde ellos son las figuras centrales. Sin embargo no todos los cantantes son públicos, también los hay reservados; no cantan su canción directamente, más secretamente la cantan. Son gente que ha trabajado mucho, que han sufrido demasiado, se siente defraudada, piensa que la vida les debe todo aquello que nunca fueron capaces de lograr. Sienten por lo común una tristeza interior, una sensación de monotonía y espantoso aburrimiento, cansancio íntimo o frustración a cuyo alrededor se amontonan los pensamientos. Incuestionablemente las canciones secretas nos cierran el paso en el camino de la auto-realización íntima del Ser. Desgraciadamente tales canciones interiores secretas, pasan desapercibidas para sí mismos a menos que intencionalmente las observemos. Obviamente toda observación de sí, deja penetrar la luz en uno mismo, en sus profundidades íntimas. Ningún cambio interior podría ocurrir en nuestra psiquis a menos de ser llevado a la luz de la observación de sí. Es indispensable observarse a sí mismo estando sólo, del mismo modo que al estar en relación con la gente. Cuando uno está sólo, "Yoes" muy diferentes, pensamientos muy distintos, emociones negativas, etc., se presentan. No siempre se está bien acompañado cuando se está sólo. Es apenas normal, es muy natural, estar muy mal acompañado en plena soledad. Los "Yoes" más negativos y peligrosos se presentan cuando se está solo. Si queremos transformarnos radicalmente necesitamos sacrificar nuestros propios sufrimientos. Muchas veces expresamos nuestros sufrimientos en canciones articuladas o inarticuladas.



Práctica.- Un gran hombre, después de haberse estudiado a sí mismo, descubrió que tenía doce defectos que le estaban perjudicando. Este hombre dijo: "Así como es imposible cazar diez liebres al mismo tiempo, porque el cazador que quisiese hacer esto no cazaría ninguna, así también es imposible acabar con mis doce defectos al mismo tiempo". Este hombre llego a la conclusión de que sería mejor cazar una liebre y luego otra; acabar primero con un defecto y luego con otro. Resolvió este hombre dedicarle dos meses a cada defecto. Cuando el hombre llegó a los veinticuatro meses ya no tenía los defectos. Había acabado con los doce defectos que le impedían llegar al triunfo. El resultado fue maravilloso. Este hombre se convirtió en el primer ciudadano de los Estados Unidos. Su nombre: Benjamín Franklin. Imite Ud. a este personaje. Examínese y vea cuantos defectos Ud. tiene. Cuéntelos, enumérelos. Luego dedíqueles dos meses a cada defecto, en orden sucesivo, hasta que los elimine todos. Siéntese Ud. en un cómodo sillón. Y ore a su Dios Interno así: Tú que eres mi verdadero ser, Tú que eres mi Dios Interno, Iluminadme, Ayudadme. Hazme ver mis propios defectos. AMEN. Concéntrese Ud. en esta plegaria hasta llegar al sueño profundo. Trate Ud. de descubrir todos sus defectos. Le aconsejamos leer la Biblia. En los cuatro Evangelios se encuentra la palabra del Divino Maestro. Allí verá Ud. las virtudes que necesita. Allí descubrirá las virtudes que le faltan. Donde falta una virtud existe un defecto.

lunes, 14 de junio de 2010

Enigmas de la Psique



Enigmas de la Psique - El Hombre


Algunas cosas que aún nos quedan por comprender de nosotros mismos La pretenciosa tentación de creer que, en lo básico, lo sabemos todo y que ya no quedan en el mundo enigmas lo bastante grandes como para dar la vuelta a nuestras ideas globales, es algo que ha seducido al hombre desde que tomó conciencia de su propia valía intelectual. A menudo, los más relevantes pensadores y científicos se han aproximado a la negra frontera de la irracionalidad, cuando las sombras grises de lo desconocido los han rodeado. En lugar de encender luces para disipar tinieblas, se han escondido en la negación, la ridiculización o el orgullo mal entendido.

David Zurdo


En este artículo nos aproximaremos a fenómenos de la mente humana que son un hecho, aunque disten mucho de estar explicados.
Veremos cómo personas de la talla de Albert Einstein o Carl G. Jung, y universidades importantes, han tomado en serio lo que a muchos les han parecido simples bobadas o cosas absurdas. Quizá sólo porque algunas verdades incomodan…

Pero dejemos de lado la charlatanería de algunosy la cerrazón de otros, abandonemos los prejuicios –y algunos juicios también–, y sumerjámonos por unos minutos en los enigmas que aún rodean al ser huma- no en pleno y luminoso siglo XXI.



La telepatía
Aunque el Einstein adulto cambiaría el mundo, de niño no empezó a hablar hasta los tres años. Los médicos creyeron que era sordo o retrasado mental, y sus profesores nunca confiaron en sus capacidades, sino más bien todo lo contrario. Le consideraban poco brillante e inconstante. Cuando estudiaba en Suiza, dos de sus profesores más destacados, Weber y Minkovski, le recomendaron que no siguiera el camino de esa disciplina. No obstante, el segundo de ellos, uno de los matemáticos más importantes del siglo XX, años después le envió a Einstein una carta en la que le pedía disculpas y donde afirmaba con-
tentarse ahora con tratar de entender lo que su menospreciado antiguo alumno había ideado.
En lo personal, Einstein era poco fiel y muy mujeriego. Llegó a ser rico, pero seguía vistiendo casi como un pobre. Sólo tenía trajes grises, todos iguales.
Así no se veía en la necesidad de perder el tiempo pensando qué ponerse. Eso decía.
En lo político, pasó de un pacifismo radical a posturas más tradicionales. La amenaza de los nazis en Alemania y en Europa lo llevó incluso a ofrecerse para el equipo de desarrollo de la bomba atómica, al que finalmente no perteneció por la negativa de las autoridades estadounidenses (Einstein sería investigado por el FBI durante años).Para muchos, Albert Einstein es la mente racional por excelencia. Siendo así, choca bastante saber que se sintió muy atraído por el fenómeno de la telepatía, al que él atribuía una base puramente física. Incluso escribió una carta que sirvió de prólogo al libro “Mental Radio”, de Upton Sinclair, y es digna de mención una experiencia personal, en su propia casa, con Sigmund Freud y un telépata llamado Messing. Según se cuenta, Freud transmitió mentalmente a este último
que fuera en busca de unas pinzas al cuarto de baño, regresara con ellas y le arrancara tres pelos del bigote a su anfitrión. Así lo hizo, con lo que Einstein quedó sumamente sorprendido (en más de un sentido, como
es de suponer).
El cerebro de Einstein es en sí mismoUn enigma científico. Su peso es sensiblemente inferior al de un cerebro medio –más de un 10%–, la corteza cerebral es estrecha y su forma muy ancha, y la densidad de conexiones neuronales que posee es enorme.
En su juventud, Einstein conoció al psiquiatra Carl Jung, en cuyas ideas influyó notablemente. Ambos compartieron un gran interés por la misteriosa mente humana, aunque con perspectivas distintas. Einstein transmitió a Jung, a través de los conceptos de la relatividad del espacio y el tiempo, ideas que guardan mucha relación con la teoría de la “sincronicidad” de Jung y sus “coincidencias significativas”. Según esta teoría, hay relación entre hechos del mundo físico y nuestros estados mentales, de manera que, a veces, aquéllos responden de algún modo, u ocurren, por
influencia de éstos. Es una teoría que puede o no admitirse. En estos asuntos, como en otros, quizá lo más sensato sea seguir la recomendación del científico Carl Sagan, que, en una ocasión, dijo que no se puede creer en todo ni tampoco no creer en nada; y más que nadie los científicos. Lo primero lleva a recorrer caminos alejados de la realidad y lo segundo impide descubrir nada nuevo.



El vampirismo
Según las leyendas y tradiciones, los vampiros son criaturas de la noche; seres no-muertos que necesitan sangre para alimentarse, que no pueden resistir la luz del sol, capaz de matarlos, y que pueden ser aniquilados clavándoles una estaca en su muerto corazón.
Desde que el escritor irlandés Bram Stoker creara, a finales del siglo XIX, al conde Drácula, los vampiros han fascinado al mundo. En el extremo de esta fascinación están los llamados “góticos”, una especie de tribu urbana cuya vestimenta y aspecto giran en torno
a la estética de los vampiros, y que les lleva incluso a adoptar una versión particular de lo que podría considerarse un estilo de vida vampírico. Los góticos van siempre vestidos de negro, jamás toman el sol, y muchos hasta se maquillan para parecer aún más pálidos. Además, se pintan de negro el borde de los ojos, llevan adornos en forma de murciélago o arañas, y en casos ya extremos llegan a limarse los dientes para simular los afilados colmillos de sus admirados vampiros. También, escuchan música de grupos afines a sus gustos, como Marilyn Manson, y sus lecturas se reducen, en general, a Bram Stoker, Edgar
Allan Poe, Mary Shelley o Anne Rice, autora esta última de un hito de la moderna literatura vampírica,
Pero, ¿qué hay de verdad en los mitos en que se basó Stoker? ¿Existen vampiros auténticos?

Antiguos mitos
La creencia en los vampiros se pierde en la noche de los tiempos. Muchos pueblos de la Antigüedad temían a esas criaturas de la noche. El nombre que recibían variaba de unas culturas a otras: para los griegos eran Lamia y Hécate; para los chinos, Kiang; para los romanos, Strix; los rumanos los conocían por strogoi; y los aztecas hasta tenían un dios vampiro, Huizilopochtli. A pesar de sus distintas denominaciones, todos estos seres tenían algo en común: la necesidad de chupar la sangre de sus víctimas hasta matarlas.
La misma afición enfermiza hacia la sangre se supone que tenía el lúgubremente célebre Vlad Tepes III, el Emperador, en el que está inspirado el conde Drácula de Bram Stoker. No obstante, Tepes no era realmente ningún vampiro, sino un gobernante de la Valaquia del siglo XV, que combatió sin piedad al Imperio Otomano y que, como buen monarca cristiano de la época, cometió auténticas barbaridades.
Mucho más siniestra, en realidad, es la figura de la condesa Erzsébet Bhátory, que como Vlad Tepes tenía su propio sobrenombre, la Condesa Sangrienta. Esta sádica aristócrata húngara vivió en la segunda mitad del siglo XVI y, desde muy temprano, se hizo patente su gusto por infligir dolor a todo tipo de criaturas, empezando por pequeños animales y acabando, al final, con personas. Entre las muchas atrocidades que cometió, quizá la más conocida sea su afición de tomar baños con la sangre de sirvientes a los que torturaba y asesinaba. Estas prácticas macabras se prolongaron durante años, hasta que fue condenada
a pasar el resto de su vida emparedada en propio aposento.
Pero hay mitos más antiguos relacionados con el vampirismo. De hecho, algunos mitos hebreos medievales lo remontan hasta casi el principio de los tiempos. Según ellos, una mujer llamada Lilith fue primera esposa de Adán, antes que Eva. Lilith, a la que se conoce por el nombre de “Monstruo de la Noche”, abandonó el Edén y se convirtió en líder de los demonios femeninos; una ninfómana que seducía a los hombres y luego los mataba para beber su sangre. Conforme a otras tradiciones, el origen de los vampiros está en Caín, el primer asesino de la Historia, que mató a su inocente hermano Abel. Y su vampirismo fue el resultado de un castigo divino, que lo condenó a no morir jamás para penar eternamente
entre las sombras, alimentándose de la sangre de otros.
Isaac Asimov y su explicación del vampirismo
El genial escritor de ciencia ficción Isaac Asimov (autor de La Fundación, o Yo robot), doctor en bioquímica, realizó diversos estudios teóricos en los cuales trataba la posibilidad de que cuestiones como el vampirismo fuesen reales. Y llegó a la conclusión de que, en cierto sentido, la necesidad de consumir sangre podría ser una realidad en algunas personas.
No es descabellado entonces imaginar que individuos con esa terrible pulsión pudieran haber existido en tiempos pasados, y que en su dolencia –completa- mente real–, pudiera estar el origen de los mitos sobre los vampiros, que, con el tiempo, fueron haciéndose cada vez más “floridos” y sobrenaturales.



La hipnosis
Para muchas personas, la hipnosis suena todavía como algo misterioso. Aunque lo cierto es que se trata de una técnica avalada por la ciencia, que ahora está
quizá algo en desuso, pero que fue ampliamente utilizada. La esencia de la hipnosis consiste en inducir, en el hipnotizado, un estado mental de trance que permita al psicólogo o psiquiatra acceder a su inconsciente. La persona hipnotizada desconecta del mundo exterior y queda abierta a sugestiones del hipnotizador, capaces de provocar en él reacciones físicas y mentales reales.



Origen de la hipnosis
El inmediato antecesor de la hipnosis fue una teoría curiosa y, al parecer, no demasiado científica, elaborada por un médico alemán del siglo XVIII, Franz Mesmer. Según él, las personas y los animales poseían un magnetismo propio, que denominó animal para dis tinguirlo del magnetismo convencional. También según Mesmer, ese magnetismo podía ser hasta cierto punto inducido o compartido con otros seres, para ayudarles a sanar sus cuerpos o sus mentes. Con este propósito se valió primero de soluciones de hierro, que hacía beber a sus pacientes, así como de magnetos, o piezas metálicas encargadas, supuestamente, de potenciar el magnetismo de aquéllos. No obstante, pronto abandonó esos elementos accesorios y pasó a “transmitir” su magnetismo mediante el contracto con partes del cuerpo de sus pacientes, mediante simples miradas o con la imposición de manos, al modo de los sacerdotes. Estas extrañas prácticas hicieron a Mesmer muy popular, y llenaron su consulta de pacientes ávidos de probar la revolucionaria terapia. Su fama llegó a tal extremo que el propio Luis XVI de Francia ordenó realizar una investigación sobre sus técnicas. La conclusión de los investigadores fue que no existía ninguna base científica para las corrientes magnéticas animales cuya existencia Mesmer alegaba, y que si el tratamiento funcionaba en algunos casos debía ser por mera autosugestión.
CURIOSIDAD: Mesmer y sus dudosamente útiles magnetos se mencionan en la ópera Così fan tutte, de Mozart, cuando una criada simula curar el supuesto envenenamiento de dos caballeros: “Esto es un magneto, la piedra que el gran doctor Mesmer descubrió en Alemania, y que se hizo después tan célebre en Francia”.
Años después de la muerte de Mesmer, un neurocirujano escocés, James Braid, se interesó por ciertos aspectos de sus teorías. Y, aunque desdeñó completamente el concepto de magnetismo animal, ese fue el primer paso en el desarrollo de unas ideas y unas técnicas que darían lugar a la hipnosis tal y como la entendemos hoy en día. De hecho, el término “hipnosis” fue inventado por Braid.



Usos de la hipnosis
La hipnosis puede curar algunas enfermedades, favorecer que se superen otras, y mejorar el estado físico o mental de una persona. Gracias a ella, es posible vencer fobias, traumas, depresiones, etc., así como enfermedades psicosomáticas. También ayuda a superar adicciones. Y, en algunos casos, incluso se emplea como sustitutivo de la anestesia. No obstante, tiene también contraindicaciones. Por ejemplo, se desaconseja en personas epilépticas o esquizofrénicas.
CURIOSIDAD: Hoy en día se utiliza la hipnosis
para cosas como dejar de fumar. Su éxito no es
total, pero hay quien afirma haberlo conseguido
solamente gracias a la hipnosis.
Aparte de los usos terapéuticos, la hipnosis tiene, además, fines menos convencionales. Es frecuente, por ejemplo, que los entrenadores deportivos la empleen con el objetivo de mejorar el rendimiento de sus deportistas. En España, el psicólogo Amador Cernuda utiliza esta técnica con la selección española femenina de gimnasia deportiva.
La hipnosis y lo paranormal
Se cree que una persona bajo trance hipnótico puede tener más facilidad para la telepatía, la precognición, la retrocognición, y otros fenómenos de percepción extrasensorial que estudia la parapsicología.



Control mental y falsos recuerdos
El control mental es uno de los temas favoritos de la “teoría de la conspiración”. Y, al menos por una vez, esas teorías son auténticas. Varios gobiernos del mundo han estudiado el modo de manipular el cerebro de las personas, usando para ello técnicas distintas, que incluyen el uso de drogas diversas o la hipnosis. A principios de los años cincuenta, el gobierno de Estados Unidos, a través de la CIA, creó programas de control mental. Sus enigmáticos nombres son hoy conocidos gracias a la desclasificación de documentos que, hasta hace poco, fueron secretos: Bluebird, Artichoke, MK-Ultra o MK-Search. Una de sus metas era lograr el control de un individuo para que obedeciera instrucciones contrarias a su propia voluntad o a su instinto de conservación. Estos proyectos se mantuvieron durante un cuarto de siglo, al menos oficialmente, por lo que resulta más que probable que se obtuvieran resultados positivos. En la extinta Unión Soviética se realizaron también proyectos similares, aun menos escrupulosos que los de los americanos, y de los que sólo ahora empieza a saberse algo.
El prefijo “MK”, que antecede al nom-
bre de los proyectos de la CIA, es la abreviatura
fonética de “Mental Control”, control mental.

Estos proyectos no sólo analizaban la manipulación de los cerebros de las personas. Uno de los subproyectos de MK-Ultra, conocido por el nombre en código “83”, se dedicaba a estudiar la percepción extrasensorial y sus posibles usos militares o para espionaje. El proyecto 83 fue oficialmente desmantelado en 1984, aunque hay quien afirma que en realidad continúa y que es más secreto que nunca.



Transcomunicación instrumental
Todavía en el siglo XXI no sabemos exactamente qué es la muerte, ni conocemos del todo los procesos cerebrales y espirituales que se suceden en los últimos momentos de la vida. La transición final, que acaba con la desaparición de nuestro cuerpo físico, continúa siendo, por tanto, un gran misterio; quizá, el mayor de todos ellos. También es un misterio si existe o no un alma inmortal. Sólo tenemos unos pocos indicios para tratar de comprender ese “otro lado”, si es que lo hay. Son elementos y datos sueltos, difíciles de evaluar. Pero no renunciamos a obtener la respuesta de la que, posiblemente, se la más trascendental pregunta que puede formularse un ser humano: ¿hay vida después de la muerte? Otra pregunta sin respuesta es: ¿será cierto que los espíritus de los muertos están en otra dimensión de este mundo y que pueden comunicarse con nosotros?
En este sentido, se ha hablado mucho de las psicofonías, el extraño fenómeno que se produce cuando un sonido o una voz, de algo o de alguien que no está presente, se “cuela” en una grabación de audio.
Menos habitual, aunque todavía más impresionante, son las llamadas psicoimágenes. En su caso, ya no se trata de sonidos de origen incierto, sino de imágenes que se captan a través de la pantalla del televisor. Para algunos, estas imágenes pertenecen a los muertos, que nos visitan a través de los equipos electrónicos. El proceso para obtener una psicoimagen no es,
en realidad, nada complicado. En primer lugar, es necesario situar una cámara de vídeo frente a la pantalla de un televisor convencional. La imagen que capta la cámara se visualiza en el propio televisor, de modo que se “realimenta”, como si se tratara de una
imagen infinita (algo parecido a lo que ocurre cuando se sitúan dos espejos perfectamente paralelos. La imagen que refleja uno vuelve al otro, y éste la devuelve al primero, en un proceso sin fin). Cuando la cámara de vídeo y el aparato de televisión están en esa posición, a veces aparecen, como flases, imágenes extrañas, de origen desconocido.



Experiencias próximas a la muerte
Hay personas que han estado clínicamente muertas y que, no obstante, han vuelto a la vida. Por lo general, las experiencias de estas personas coinciden en muchos puntos. Así, es normal ver un túnel que acaba en una luz blanca cegadora, y avanzar por él con una sensación de paz, acompañados por las voces de seres queridos ya desaparecidos y por imágenes de sus vidas, que pasan ante ellos como si se tratara de una película. Otras personas que han experimentado este fenómeno consiguen verse desde fuera de sus cuerpos. Existen casos documentados de personas que han descrito, al “resucitar”, acciones del equipo médico o de los bomberos que no podían haber visto, por hallarse en estado crítico o de coma. Incluso existen casos en los que la persona consigue ver cosas fuera del hospital o lejos del lugar físico en que se encuentra.
La ciencia médica asegura que estas sensaciones las produce el cerebro a medida que el riego sanguíneo lo abandona. Pero eso no logra explicarlo todo, ni mucho menos. Por otro lado, no todas las personas que regresan a la vida desde la frontera de la muerte, relatan experiencias agradables y placenteras. Algunos, muy pocos, eso sí, tienen experiencias distintas. Las luces se convierten en sombras, y la sensación de paz se torna opresión y miedo. Los psiquiatras que tratan a pacientes con estas experiencias, por lo general no
hablan de ello. Iker Jiménez comenta ese hecho en su novela “Camposanto”, en la que dice que los profesionales guardan silencio para no asustarnos. Y con razón. Desde antiguo hay leyendas sobre una sombra sin rostro que aparece al final del túnel. Esto lo conocían ya los egipcios, y la misma tradición llegó luego a los persas. La luz blanca se torna rojiza.
El muerto ve a alguien que sufre, un niño pequeño deforme o un anciano decrépito. Se percibe la llamada hacia un lugar al que no se quiere ir. Hay más personas al otro lado, personas que sufren y están mutiladas. Llaman al muerto y tratan de arrastrarlo
con ellas. Quienes han regresado de esta experiencia terrible, jamás olvidan la sensación de absoluto pavor que les hizo sentir.
Ante casos como estos, hay una pregunta aún más dramática que la de si hay vida después de la muerte. Y es la de que, suponiendo que la existencia no termine con el fin de nuestro cuerpo, ¿qué vamos a encontrarnos? En nuestra cultura cristiana, hay una
respuesta para ello: los justos irán a la gloria celestial, y los malvados al infierno. Y otras religiones y culturas tienen sus propias teorías al respecto. Pero, ¿quién sabe cuál es la verdad?



La mala suerte
Es más que habitual pensar que la suerte, buena o mala, interviene en nuestra vida. Pero, ¿realmente existe el azar, o sólo ignoramos las leyes que lo rigen? ¿De verdad hay personas a las que favorece la fortuna? ¿Y personas a las que, por así decirlo, mira mal?
El diccionario de la Real Academia Española define la suerte como: Encadenamiento de los sucesos ,considerado como fortuito o casual. Pero, ¿será todo
en verdad casual?
No es eso lo que parecen opinar instituciones tampoco dadas a dejar las cosas al acaso como los casinos. Su negocio son los juegos de azar y, por eso mismo, jamás desdeñan las probabilidades de nada, por escasas que sean. Así, se dice que existen gafes
profesionales a sueldo de muchos casinos del mundo –incluido el de Madrid–, cuya misión es malograr las rachas de los jugadores que están de suerte.
CURIOSIDAD: Una película norteamericana de 2003, “The Cooler”, ambientada en los casinos
de Las Vegas, narra la historia de un gafe a sueldo. En España, José Luis Ozores protagonizó la película “El gafe”, en 1958, que narra las peripecias de un empleado de banca, llamado Urrutia, al que sus compañeros atribuyen todos los males que acontecen en la oficina. La castiza expresión “por los pelos” hace referencia a la diosa Fortuna, que sólo tiene pelo por delante y es calva por detrás. Si pasa ante uno, hay que agarrarla por los pelos o pasará de largo.
Sea o no cierto que los casinos se valen de los servicios de gafes profesionales, de lo que no cabe duda es de que los gafes existen en el imaginario popular. En el mundo de los artistas, algunos cantantes se han ganado la fama de serlo. Sobre todo el canario José Vélez, pero también Juan Pardo o Isabel Pantoja. Asimismo, hay que recordar al famoso Luis Yáñez, hoy en el Parlamento Europeo de Bruselas. Bajo su dirección de la Expo92 de Sevilla, se hundió la nao Victoria y se incendio

domingo, 6 de junio de 2010

Descubren la función de dos genes relacionados con la esquizofrenia

Descubren la función de dos genes relacionados con la esquizofrenia


Descubren la función de dos genes : el Nrg1 y el ErbB4 que están relacionados con la esquizofrenia. Investigadores de la Universidad Miguel Hernadez de Elche y del Consejo Superior de Investigaciones científicas lo han hecho posible. En Depsicología os contamos más de este importante avance científico para la esquizofrenia.



La esquizofrenia afecta al 1% de la población mundial, en España supone al menos 300.000 casos. Se ha investigado mucho sobre esta enfermedad. Se da por sentado que la esquizofrenia tiene una base genética ya que se hereda en un 80% de los casos. Gracias a este nuevo estudio sabemos que la función de dos genes como el Nrg1 y ErbB4, tiene relación con la esquizofrenia.
El equipo de investigadores dirigido por Oscar Marín y Beatriz Rico del Instituto de Neurociencias, ha analizado el patrón de expresión genética de Nrg1 y ErbB4. En este estudio se ha visto que la proteína Nrg1 (neuregulin) y su rececptor el ErbB4 controlan el desarrollo de los llamados circuitos cerebrales inhibitorios en la corteza cerebral de los mamíferos.
Son necesarios para modular el nivel de actividad de otras neuronas. De esta forma se abre una nueva perspectiva sobre el papel de estos genes en los orígenes de la esquizofrenia.



El equipo, dirigido por Oscar Marín y Beatriz Rico del Instituto de Neurociencias, ha analizado el patrón de expresión genética de Nrg1 y ErbB4, y desactivado o intensificado la expresión genética, en ratones transgénicos. Sus resultados muestran que ErbB4, probablemente mediada por Nrg1, regula la conectividad de ciertas clases de interneuronas cuya actividad depende del neurotransmisor GABA.


Oscar Marín explica:

“por nuestras investigaciones anteriores ya sabíamos que estos genes eran muy importantes para el desarrollo temprano de las neuronas inhibitorias de la corteza cerebral. Ahora hemos descubierto que no sólo juegan un papel importante en las fases iniciales del desarrollo, sino que también son responsables de que sean capaces de conectarse con otras neuronas”.

Beatriz Rico añade :


“La corteza cerebral es la región más compleja de nuestro cerebro y responsable de nuestra capacidad de razonamiento, del lenguaje y del comportamiento social. Su funcionamiento depende de las conexiones neuronales, las sinapsis, que pueden ser de dos tipos, excitadoras o inhibidoras, según activen o detengan la actividad neuronal.
Estos dos genes permiten la formación de conexiones entre neuronas inhibidoras y excitadoras y son necesarios para que las interneuronas reciban las conexiones excitadoras. “Por ello, si se pierde la función de estos genes, por ejemplo por una mutación, la corteza cerebral pierde inhibición, lo que da lugar a importantes desajustes funcionales”.

En varios estudios se ha asociado Nrg1 y ErbB4 con la esquizofrenia, pero hasta este momento no se sabía de forma clara como estas proteínas participan en la progresión de la enfermedad.
Oscar Marín y Beatriz Rico han contado con la colaboración de la Universidad de Castilla la Mancha y la Universidad de California en Davis. Este trabajo abre nuevas esperanzas para la investigación en el diseño de nuevos fármacos más específicos para la esquizofrenia.

jueves, 3 de junio de 2010


¿QUÉ ES LA MUSICOTERAPIA?

La música tiene la capacidad de mover al ser humano tanto en el ámbito físico como en psíquico. En musicoterapia este poder de la música se utiliza en la consecución de objetivos terapéuticos, manteniendo, mejorando y restaurando el funcionamiento físico, cognitivo, emocional y social de las personas.

He aqui algunas definiciones:

Ø “Un proceso de intervención sistemática, en la cual el terapeuta ayuda al paciente a obtener la salud a través de experiencias musicales y de las relaciones que se desarrollan a través de ellas como las fuerzas dinámicas
Para el cambio...” [1]

Ø “La musicoterapia es la aproximación sensorial sonora con intención terapéutica a cierto número de dificultades psicológicas y patológicas mentales...” [2]

Ø “...musicoterapia como recurso musical terapéutico no tradicional, se integra a las disciplinas que se ocupan de la prevención, tratamiento y rehabilitación de diversas discapacidades, así como de las consideradas dentro del campo de la salud mental...” [3]

Ø “Es la aplicación científica del arte de la música y la danza con finalidad terapéutica y preventiva, a fin de poder ayudar a incrementar y restablecer la salud mental y física del ser humano, mediante la acción del profesional musicoterapeuta...” [4]

Ø “Es la utilización de la música y/o de los elementos musicales (sonido, ritmo, melodía y armonía) por un musicoterapeuta cualificado, con un paciente o un grupo de pacientes, en un proceso para facilitar y promover la comunicación, la relajación, el aprendizaje, la motricidad, la expresión, la organización y otros relevantes objetivos terapéuticos con el fin de satisfacer las necesidades físicas, emocionales, mentales, sociales y cognitivas...” [5]

Ø “Es el uso de la música en la consecución de objetivos terapéuticos: la restauración, mantenimiento y acrecentamiento de la salud tanto física como mental. Es la aplicación sistemática de la música, dirigida por el musicoterapeuta en un ámbito terapéutico para provocar cambios en el comportamiento...” [6]

[1] REFERENCIA: Brusca, K. “Definiendo Musicoterapia”: Barcelona Publisher, 1998
[2] Edith Lecourt (musicoterapeuta)
[3] Gabriela Wagner (musicoterapeuta)
[4] Asociación catalana de Musicoteràpia (ACMT)
[5] World Federation of Music Therapy (WFMT)
[6] American Music Therapy Association (AMTA)

La musicoterapia seria para mi, “La aplicación de sonidos a través de métodos psicológicos y de métodos convencionales y no convencionales u holísticos, la musicoterapia no solo es escuchar, también es sentirse uno mismo, encontrarse y sentir su propio yo en la existencia en este mundo. Se puede aplicar desde un trastorno emocional hasta en la simple relajación”.

Sería difícil ponernos de acuerdo en una definición exacta para la musicoterapia. Encontramos que sería difícil definirla debido a tres aspectos:

Ø Transdisciplinariedad de la musicoterapia:
Hay numerosas disciplinas relacionadas con la música como son: Psicología de la música, Acústica y Psicoacústica; Composición y actuación musical; Teoría de la Música, etc. Algunas de las disciplinas relacionadas con la terapia son: Psicología, Psiquiatría, Psicoterapia, Educación Especial, etc.

Ø Combinación de disciplinas:
Como fusión de música y terapia, la musicoterapia es a la vez un arte, una ciencia y un proceso interpersonal. Como arte, tiene que ver con la subjetividad, la individualidad, la creatividad y la belleza. Como ciencia, tiene que ver con la objetividad, colectividad, replicabilidad y verdad. Como un proceso interpersonal, tiene que ver con la empatía, intimidad, comunicación, influencia recíproca y relaciones de roles. Al ser un arte y una ciencia que se practica dentro de un proceso interpersonal requiere de la integración de muchos elementos aparentemente contradictorios. La musicoterapia puede ser objetiva y subjetiva, individual y colectiva, interpersonal e intrapersonal. Como arte, la musicoterapia se organiza por la ciencia y focalizada por un proceso interpersonal. Como ciencia se enriquece por el arte y humanizado por la relación terapeuta-cliente. Como un proceso interpersonal, lo facilita el arte y lo guía la ciencia.

Ø Diversidad en las aplicaciones.
Diversidad en las instituciones: escuelas, hospitales, geriátricos, centros de día, etc.Diversidad de clientes/ pacientes: enfermedades psíquicas, deficiencia mental, deficiencia sensorial, deficiencia motórica, adicciones, geriatría, enfermedades crónicas, etc.
Diversidad de objetivos: educacionales, de rehabilitación, psicoterapéuticos, preventivos, etc.
Dirigidos hacia las necesidades físicas, emocionales, intelectuales o espirituales.Diversidad en los tratamientos: escucha selectiva, improvisación, actuación, composición, movimiento, verbal, otras experiencias con el arte, etc.Diversidad de orientaciones filosófico-psicológicas.

bueno, ya que te informaste de lo que es la musicoterapia, te invito a escuchar la buena música; es una seleccion hecha por mi para que la disfrutes y te sientas un poco relajado, espero haberte ayudado.


Musica Catartica; Seleccion de Jhon Francis